El acceso a diagnóstico y a los tratamientos de cáncer que salvan vidas debe ser igual para todos, independientemente de la identidad de la persona, de su nivel de formación, de su nivel de ingresos o de en qué parte del mundo viva. Si solucionamos la falta de igualdad, podemos salvar millones de vidas.

 

Igualdad para todos

El cáncer no es solo un problema de salud. En el fondo, es también una cuestión económica, de derechos humanos y de justicia social. La identidad de la persona, su nivel de formación, su nivel de ingresos o en qué parte del mundo viva, o incluso en qué parte de su país, determinan si el cáncer se diagnostica, se trata y se atiende de manera adecuada y rentable.

La igualdad supone que todas las personas tienen derecho a acceder a servicios esenciales de calidad contra el cáncer en igualdad de condiciones y en función de sus necesidades, no de su capacidad para pagar.

 

Dato Clave: alrededor del 70 % de las muertes por cáncer se produce en países en desarrollo, los peor equipados para hacer frente a la carga del cáncer1.

 

Países de rentas medias y bajas

Los pacientes que viven en países de rentas medias y bajas y cuyo cáncer podría curarse en otras circunstancias, muchas veces sufren y mueren de forma innecesaria por falta de conocimiento, de recursos y de acceso a servicios oncológicos de calidad y asequibles. Además, no suele haber sistemas ni programas de salud pública de calidad ni se invierte en ellos, y, en estas situaciones, muchos cánceres se diagnostican en una fase avanzada, lo que reduce las posibilidades de que se traten a tiempo haciendo que los resultados empeoren.

 

Dato clave: ¿sabía que el 90 % de los países de rentas medias y bajas no tiene acceso a la radioterapia, que es una de las herramientas fundamentales para tratar el cáncer?2?

 

Grupos demográficos vulnerables

También existen grandes desigualdades en determinados grupos de población: la indígena, la inmigrante, la refugiada, la rural y las de nivel socioeconómico inferior en todos los países. En general, las diferencias en materia de ocupación, sexo, etnia y, sobre todo, educación están relacionadas con factores de riesgo comunes del cáncer, como la mala alimentación, el consumo de tabaco y el tabaquismo pasivo y el abuso del alcohol.

Nivel socioeconómico inferior
La desigualdad en el acceso a servicios oncológicos guarda una estrecha relación con el nivel socioeconómico: los grupos de población vulnerables y con menos ingresos no pueden permitirse los medicamentos para tratar el cáncer y se enfrentan a otros obstáculos de acceso, como sufragar el transporte y el alojamiento para acceder a centros de tratamiento de calidad.

Mujeres y niños
La desigualdad de género en cuanto a poder, recursos y cultura dificulta a muchas mujeres el acceso a servicios oncológicos esenciales. En los países de rentas medias y bajas, es posible que se dé una prioridad menor a los tipos de cáncer que afectan a las mujeres, como el de mama y el de cáncer de cuello de útero, y la inversión en el cribado, la detección y el tratamiento de estos cánceres es limitada3. El ámbito de mayor desigualdad es el del cáncer infantil, con tasas de supervivencia superiores al 80 % en países de rentas altas y que no llegan al 20 % en países de rentas bajas4.

Poblaciones rurales
Las personas que viven en zonas rurales o remotas pueden presentar distintos resultados y tasas de supervivencia al cáncer. Con frecuencia, la presencia de servicios oncológicos es desigual, ya que estos suelen concentrarse en zonas urbanas. Como consecuencia, el acceso a dichos servicios así como a profesionales de la salud especializados disminuye a medida que aumenta la distancia respecto a las ciudades más grandes.

¿Qué podemos hacer?

Hay algunas formas de ayudar a reducir esta desigualdad, como:

  • ofrecer a la población niveles más elevados de educación para prevenir el cáncer;
  • dotar a los profesionales de la salud de la formación y de los conocimientos adecuados, en particular a aquellos que ejercen en regiones y zonas de rentas bajas;
  • aumentar la inversión (tanto en términos económicos como de recursos humanos) en la investigación del cáncer y hacer un seguimiento de la carga del cáncer a escala nacional para configurar las inversiones en la prevención, el tratamiento y los cuidados oncológicos;
  • implantar planes de prevención y control del cáncer específicos a nivel nacional que aborden la situación, las necesidades y los recursos singulares de cada país;
  • unirnos como sociedad y hacernos oír para presionar a los gobiernos con el fin de que traten el cáncer como una cuestión de salud importante.
1. World Health Organization (2017) Cancer Fact Sheet.
2. Zubizarreta EH, Fidarova E, Healy B, Rosenblatt E. Need for radiotherapy in low and middle income countries – the silent crisis continues. 2015. Clin Oncol (R Coll Radiol) 27: 107-14
3. Cesario, S.K. (2012) Global Inequalities in the Care of Women With Cancer. Nursing for Women’s Health
4. Childhood Cancer International, 8 Reasons why Childhood Cancer should be a global child health priority